martes, 23 de octubre de 2012

Benditos museos

Cristóbal Fortúnez - Fauna Mongola-  Guiri puro de corazón en museo
¿Sabéis que es un hecho comprobado que hay más postureo en los museos que en cualquier discoteca? Hay, incluso, gente que va a ligar. Ceños fruncidos, morritos y sonrisillas de perdonavidas. Personas contando mentalmente los minutos ("será muy raro si me salgo ya, tan pronto?") mientras tuitea en su cabeza una opinión sobre la exposición.

Entre tanta tensión cerebral, unos turistas vecinos de Dorothy entablan relación con el mundo de Arte por primera vez. Avanzan asombrados y torpes, imitando los ritmos pausados del resto de visitantes, como en el primer contacto con una raza alienígena. Ante la atónita pregunta de su hijo ("¿es esto Arte de verdad?") el padre me desarma con un "es el famoso cuadro de Jesús". Yo quiero abrazarlos e invitarlos a unas hamburguesas, y que me expliquen qué sensaciones puras, no contaminadas por el qué dirán tienen en un sitio tan raro.

Lo más interesante de museos y galerías no es lo que está colgado en las paredes sino la forma en la que eso hace comportarse a los demás. En serio. Da menos grima un gogó aceitoso que un tipo que musita nosequé sobre sensualidad delante de un dibujo de Egon Schiele.

Os juro que no os miento. esta escena se desarrollaba ante mis ojos delante de un poster.

40 comentarios:

  1. en los museos siempre pasa eso! es ciertiiisimo! jaaaajjajaja pero a todos nos a pasado eh, en plan...ya que he venido no voy a ver la exposicion en 1 munuto....voy a intentar aver que me trasmite, mmmmmm ¬¬....yo antes, ya que estudiaba arte, era mas de pose...ya paso totalmente XDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien debería poner tiempo de permanencia sugerido para todos podamos irnos a casa a ver la tele sin sentirnos demasiado mal

      Eliminar
  2. "Da menos grima un gogó aceitoso que un tipo que musita nosequé sobre sensualidad delante de un dibujo de Egon Schiele."

    Más razón que un santo, Cristo, como siempre...

    Mi señor esposo tenía la insana costumbre de llevarme a festivales de danza postmoderna, conciertos de música industrial con ceniceros y cosas así, donde yo las dos o tres primeras veces hacía como que me interesaba mogollón, pero luego desistí, porque mi vida iba a ser un puto infierno si no, y se lo dije bien claro: que había cosas que me gustaban y cosas que no, y me importaba un carajo que hubiera salido en el Neo2 como que era la polla demasiado, porque a mí me parecía un mojón.
    La pretenciosidad mata al arte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente que se sienta en el suelo delante de las esculturas. Es como... what?

      Eliminar
    2. Mi hijo siempre intenta tocarlas... y me parece lo más razonable

      Eliminar
    3. Es que los niños son la polla para esas cosas. Una vez llevé a mi sobrina al Reina Sofía a ver unas instalaciones de Yayoi Kusama, que son como de mundo de Alicia en el País de las Maravillas, y creo que era la persona de todo el museo que se lo pasaba bien de forma más genuina, tocando las cosas y corriendo por los pasillos

      Eliminar
    4. Las esculturas deberían ser para tocar, la verdad...

      Hace unos años expuso Jana Leo en Madrid. Toda la exposición estaba basada en mini-ositos de peluche y había una alfombra hecha con ellos, cosidos unos a otros... Durante la inauguración le dije a mi amigo que me moría de ganas de sentarme o tumbarme en la alfombra, y lo hicimos... los más modernos se quedaron horrorizados, Jana me guiñó el ojo

      Eliminar
  3. Yo voy mucho a los museos y me llevo a mi hijo de 8 años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños se lo pasan mejor que los adultos en los museos

      Eliminar
  4. me encanta el color y la textura que le das a los mofletes rosados de los turistas, parecen jamones de york. es tan sensual que me despierta la ternura mas ancestral, mas primario del ser humano. vamos... ganas de pellizcar.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, gracias... es lo más bonito que podía oír esta mañana!

    ResponderEliminar
  6. este verano viendo una exposición de Warhol (entre otros) en Madrid, flipé con un grupo de hipsters, modernos, o lo que fueran sentados frente a varios retratos polaroid poniendo cara de intensos, que sinceramente no sé ni cómo alcanzaban a ver algo. Lo curioso es que a la salida de la exposición proyectaban películas de Warhol y nadie se sentaba a verlas, yo me senté y la gente me miraba en plan: qué hace este?, supongo que para ellos es más guay y moderno sentarse a ver un retrato que una película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ver una película de warhol, tanto sentado como de pié, debería estar tipificado como delito en el código penal.

      Eliminar
    2. No es necesario; la acción acarrea su propio castigo.

      Eliminar
  7. Pasa algo parecido con el cine. Es terrible que tu acompañante te presione para que expreses tu opinión antes de haber abandonado el contexto sala de cine/exposiciones, y ver cómo todo el que está cerca agudiza el oído para enterarse de lo que dices en voz muuuy baja, precisamente porque sabes que te están escuchando y simplemente consideras que tu opinión no les incumbe. Odio tener que comentar las cosas en el momento, como no sea para preguntar algo que pienso que me estoy perdiendo. Más que nada porque soy la primera que cuando oye a alguien decir cualquier cosa del estilo de eso de la "sensualidad", piensa que es un cretino gilipollas integral, y sinceramente, no me apetece darle a nadie motivos para que piense lo mismo de mí.

    ResponderEliminar
  8. jajajaja que horror! de verdad que la gente pierde el tiempo en estas gilipolleces???? yo es que soy de pueblo y me choca bastante, luego dicen que en las grandes ciudades todo el mundo va corriendo a los sitios,... no me extraña si tienes que sacar tiempo pa tanta memez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las grandes ciudades hay que ir corriendo a todos los sitios para hacer cosas absurdas. Hay que hacer cosas absurdas muy rápido!

      Eliminar
    2. realmente si nos parásemos a pensar lo absurdo de muchas cosas a más de uno y más de dos se nos quedaría cara de gilipollas, en fin... lo moerno lo merece to! jajajajaa

      Eliminar
  9. Los gilipollas siempre son los otros

    ResponderEliminar
  10. Creo que el récord de pedantería se batió cuando tuvieron expuesta la copia de la Mona Lisa del Prado. Si tenías paciencia y buenos músculos para aguantar la risa, podías hacer todo una tesis de la tontería XD.

    ResponderEliminar
  11. Os reto un domingo de estos a batir el récord mundial de visita a un museo en menor tiempo pasando por todas las salas. Si queréis más diversión, también podemos acercarnos a alguien que esté sentado en un banco y susúrrale educadamente "Disculpe, caballero, pero esto no es un banco, sino una escultura". Para que luego digan que los museos son aburridos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaajajajajaj! Se puede intentar batir el récord de visitar el pack museístico básico de Madrid (R.S. Prado y Thyssen) en menos tiempo, y acabar justo para tomarse unos churritos en la chocolatería Valor

      Eliminar
  12. A que todos me pueden decir 3 animales que caguen en bolitas.. pero no 3 obras de Boccaccino.
    Ahh.. a que sabemos mas de mierda que de arte.

    ResponderEliminar
  13. Yo creo que la raza turista está evolucionando y se está volviendo un poco como los visitantes posturetis. Este verano trabajé en un museo de Barcelona, donde se exponen todo tipo de planos, fotografías y maquetas de lo más bonitos. Y la gente, al terminar, me preguntaba: <<¿¿¿ya está???>> cómo queriendo decir <>
    Eso sí, las poses torpes y pausadas de las que hablas son su etiqueta. Cuando alguno se queda mirando algo con la boca semi-abierta y la nariz arrugada sin dejar pasar a los demás... adorable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los estamos digievolucionando nosotros. Claro, vienen aquí, nos ven tirándoles los tejos a sus hijas en los museos, y dicen "ah, pues yo no voy a ser menos"

      Eliminar
  14. Os cuento otro secreto... La mayor parte de la gente que va a una discoteca no lo hace para escuchar musica y disfrutar de una bebida.
    Lo que se busca es relacionarse con otras personas, el contacto humano.

    Lo mismo ocurre en los museos, los festivales de cine o incluso en las manifestaciones.

    De la misma forma que la gente baila en las discotecas para atraer las miradas, también posa y comenta las obras. Y en ambos casos la linea que separa lo atractivo de lo ridículo es muy estrecha.

    ResponderEliminar
  15. Hoy me he emocionado en la exposición de Gauguin en el Thyssen cuando una pija de las de libro, tras escuchar el punto 1 de su audioguía, le ha dicho a su novio (pijo cortijero de los de libro, con rizitos en la nuca y todo) "ay qué bonito, voy a ver donde está Tahiti" y ha sacado su teléfono moderno para averiguarlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajajajajajjaajj si yo te contara lo que se ve y se oye en el Thyssen, que me paso el puto día vigilando los cuadritos y a su puta madre,,,,,,

      Eliminar
    2. Por favor, este es el sitio perfecto para comentarlo!!!! Queremos cotilleooos! ;)

      Eliminar
  16. Yo he visto cosas horribles en los museos... y sorprendentemente, más horribles aún en los museos de verdad que en los de chorradas. Yo vi a una tipa de las de botas blancas y tirantes transparentes posando en plan sepsi para su novio, que era el que tenía la cámara, al lado de la piedra de Rosetta en el Museo Británico, y venga a mirar si la foto estaba bien o no, y venga el fulano a hacerle más fotos y a enseñarle la cámara a ella, y la cola de gente (pacientes como santos por no sé qué extraña razón) venga a aumentar, y ella venga a poner morros, y el otro como buen mandado venga a hacer fotos... y cuando por fin estuvieron satisfechos se largaron de allí sin echar una puta mirada a la piedra, pero eso sí, con una foto bien sepsi y potencialmente de perfil de FB, y no me apuesto la mano derecha porque soy diestra pero sí apuesto la izquierda aunque me sirve para bastantes cosas. Y no era un trapo que no sabes si se le cayó al que limpia o si está allí expuesto, era la puñetera piedra Rosetta. Que me parece muy bien que no te interese, pero esto es aun peor que si no te interesa y que si vas a poner caras de flipado delante de una mierda pinchada en un palo (que también vi una, literalmente, en la Tate Modern, pero eso te lo cuento otro día).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decían en El sargento de hierro "eres tan feo que podrías estar en un museo de arte moderno". Pero claro, si te haces una foto al lado de una piedra sales más favorecido que si te la haces al lado de un cuadro o una escultura. A ver quién tiene huevos a fotografiarse delante de la Venus de Bronzino

      Eliminar
  17. Jajajaja es curioso porque eso me decía el compañero el otro día yendo al Caixa Forum cuando la gente se quedaba mirando los cuadros media hora (William Blake). "Pero, ¿Qué mirarán? Si esos cuadros no dan para tanto"

    Lo mejor del arte es que un montón de cenutrios hagan como que es una obra de gran intensidad pictórica un puñetero lienzo en el que salen unas tías lavando ropa. ¿necesitáis más explicaciones?

    ResponderEliminar
  18. Ah Dioh me encanta! Lo que escribes es tan obvio! Pero tan poca gente lo representa! A mi me flipa ir al Prado (me flipaba, ya no porque no vivo en Madriz...) (...y cuando era gratis con la tarjeta de estudiante de Bellah Arteh...) solamente pa ver a la gente! Era guay.
    Arrrrrte ARRRRRTE ARRRRRRRRRRRTE conseptuá!

    Crack. Megacrack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claaaaro. Primero vas a ver cuadros. Te flipan, descubres mil cosas. Y luego ves a la gente. Lo que dice, lo que hace... Y nunca dejas de fliparlo con el arte, pero la gente es que nunca deja de sorprenderte.

      Eliminar
  19. Se debe aprender a disfrutar realmente las cosas para no ir a perder el tiempo

    ResponderEliminar
  20. Te emplazo a que hagas lo mismo con el "turista de estadio", ese turista centroeuropeo o de la pérfida Albión (cuando no andalú) que incluye como hito de su viaje a madrid visitar esa enorme mole de hormigón anodino llamada Estadio Santiago Bernabéu. Es alucinante verlos contemplar extasiados esa especie de nave espacial metida con calzador en la Castellana, y juntarse en grupos de hasta 5 y más machotes embutidos en "chárdals" blancos para tratar de averiguar como funciona el parquímetro o la maquina de billetes del metro.

    ResponderEliminar
  21. You are real art ¡¡, genial ¡¡

    ResponderEliminar